Nutrición, ejercicio y meditación como tratamiento antienvejecimiento

Cada vez hay más documentos científicos que respaldan que una correcta nutrición, un ejercicio moderado y al menos unos minutos de meditación ayudan a mantener nuestra salud, prevenir enfermedades y potenciar nuestras habilidades en todos los campos. Hoy hablamos de cómo estas prácticas pueden contibuir a retrasar el envejecimiento.
11 minutos de lectura
38

Sabido es que el envejecimiento es el principal factor de riesgo de enfermedades crónicas y discapacidad en las sociedades humanas con un gran impacto en el gasto social y sanitario. Hasta ahora, el envejecimiento y, eventualmente la muerte, son inevitables. Sin embargo, los esfuerzos de investigación sobre las enfermedades asociadas al envejecimiento con el objetivo, no solo de prolongar la vida sino también de aumentar la salud en un intento de retrasar, detener e incluso revertir el proceso de envejecimiento, no han dejado de crecer.

Los rápidos avances tecnológicos logrados en los últimos años han impulsado la identificación progresiva de cambios epigenéticos asociados a la edad. Estos estudios no solo contribuyen a arrojar luz sobre las bases moleculares del envejecimiento y las enfermedades relacionadas con la edad, sino que, dada la plasticidad de las modificaciones epigenéticas, también proporcionan la base para intervenciones antienvejecimiento para contrarrestar la aparición de enfermedades relacionadas con la edad.

 

Eres lo que comes

Como decía el gran Hipócrates, “que tu alimento sea tu medicina y tu medicina sea tu alimento”. Es así, que un número creciente de estudios sugiere que la nutrición es una de las intervenciones antienvejecimiento más prometedoras.

Los nutrientes presentes en nuestra alimentación pueden revertir o cambiar fenómenos epigenéticos como la metilación del ADN y las modificaciones de histonas, modificando así la expresión de genes críticos asociados con procesos fisiológicos y patológicos, incluidos el desarrollo embrionario, el envejecimiento y la carcinogénesis. Al parecer, los nutrientes y los componentes bioactivos de los alimentos pueden influir en los fenómenos epigenéticos, ya sea inhibiendo directamente las enzimas que catalizan la metilación del ADN o las modificaciones de las histonas, o alterando la disponibilidad de los sustratos necesarios para esas reacciones enzimáticas. En este sentido, la epigenética nutricional se ha visto como una herramienta atractiva para prevenir enfermedades del desarrollo pediátrico y el cáncer, así como para retrasar los procesos asociados al envejecimiento. En los últimos años, la epigenética se ha convertido en un tema emergente en una amplia gama de enfermedades como la diabetes tipo II, la obesidad, inflamación y los trastornos neurocognitivos. DOI: 10.3945/an.110.1004

Las intervenciones nutricionales antienvejecimiento llevadas a cabo hoy en día incluyen la restricción calórica, la alimentación restringida en el tiempo, el ayuno intermitente, las dietas que imitan el ayuno, las dietas con cantidades limitadas de algunos nutrientes y las dietas con fitoquímicos y ácidos grasos esenciales. Entre los enfoques farmacológicos, varios fármacos están dirigidos a mediar los efectos de la restricción calórica y otras dietas restrictivas; entre ellos podemos contar al resveratrol, los polifenoles, la metformina, la rapamicina, etc.

Otras intervenciones farmacológicas están dirigidas a evitar las causas primarias del envejecimiento, como los activadores y reparadores de los telómeros para evitar el desgaste de los telómeros o los medicamentos para eliminar selectivamente las células senescentes. Los cambios en la microbiota asociados con la edad también parecen desempeñar un papel clave en el proceso de envejecimiento y el estudio de ésta, se ha convertido en el objetivo de las intervenciones antienvejecimiento.

La restricción calórica extiende tanto la salud como la duración de la vida en varios modelos experimentales de corta duración y ha sacado a la luz el papel de diferentes efectores moleculares involucrados en las vías de detección de nutrientes y la longevidad. Esto abre la posibilidad de modular estos efectores moleculares también en humanos para aumentar la longevidad y la salud. La dificultad para implementar dietas restringidas en calorías en humanos ha llevado al desarrollo de nuevas dietas más acordes, como la alimentación restringida en el tiempo, el ayuno intermitente o dietas con cantidades limitadas de algunos nutrientes. Los estudios también se centran en la búsqueda de agentes farmacológicos dirigidos a los efectores que median la extensión de la vida y la salud en respuesta a estas dietas antienvejecimiento. Existen también enfoques farmacológicos que eliminan las células senescentes o previenen las causas principales del envejecimiento. https://doi.org/10.1016/j.bbadis.2019.165612

 

Muévelo, muévelo

Varios estudios importantes recientes han demostrado claramente que una baja condición física representa un potente factor de riesgo e incluso un predictor de morbilidad y mortalidad tanto cardiovascular como por todas las causas. Está ampliamente demostrado que un ejercicio regular de al menos 15 a 20 minutos al día es altamente beneficioso para todas las personas, incluyendo a los individuos que están en buenas condiciones de salud, así como también aquellos que necesitan medicamentos de apoyo. Los factores genéticos y ambientales, incluido el estilo de vida, contribuyen a las enfermedades cardiovasculares, el cáncer y otras causas importantes de mortalidad y que numerosas líneas de evidencia indican que los factores ambientales son los más importantes para determinar la prevención de enfermedades. Por lo tanto, los factores ambientales ciertamente pueden tener la influencia más fuerte en la esperanza de vida y, por lo tanto, en la duración de la vida.

Realizado adecuadamente, el ejercicio físico es el mejor medio actualmente disponible para retrasar y prevenir las consecuencias del envejecimiento, y para promover la salud y el bienestar.

Es importante diferenciar entre tres conceptos diferentes pero interrelacionados: actividad física, ejercicio físico y condición física. La actividad física se refiere a cualquier movimiento corporal producido por la acción muscular que aumenta el gasto de energía. El ejercicio se refiere a la actividad física planificada, estructurada, repetitiva y con un propósito. La aptitud física es la capacidad para realizar ejercicio físico. La aptitud física hace referencia a la gama completa de cualidades físicas, por ejemplo, capacidad aeróbica, fuerza, velocidad, agilidad, coordinación y flexibilidad. Puede entenderse como una medida integrada de todas las funciones (esqueletomusculares, cardiorrespiratorias, hematocirculatorias, psiconeurológicas y endocrinometabólicas) y estructuras implicadas en la realización de actividad física, ejercicio físico o ambas. Por lo tanto, estar físicamente en forma implica que la respuesta de estas funciones y estructuras será adecuada. En los últimos años, numerosos estudios epidemiológicos y prospectivos han reportado una fuerte asociación entre la aptitud física y el índice de morbilidad-mortalidad de la población , incluso en personas con sobrepeso y obesidad.
DOI: 10.2147/ciia.2006.1.3.213

La capacidad aeróbica es uno de los componentes más importantes de la aptitud física. Varios estudios prospectivos importantes han demostrado que el VO2 max es el predictor más importante de mortalidad por todas las causas y, en particular, de muerte cardiovascular. Esto aplica tanto para personas sanas como para aquellas con enfermedades cardiovasculares DOI: 10.1001/jama.290.23.3092

 

 

No todo es dejar la mente en blanco

Atrás quedaron los días en que pensábamos que meditar era sólo una cuestión de poner la mente en blanco (¡quién pudiera!). Las casi infinitas técnicas de meditación que conocemos hoy día nos demuestran lo fácil que es ponerlas en práctica. Y no sólo eso, sino que, además son buenas para generar buenos hábitos saludables, evitar síndromes como el burnout y organizar nuestros pensamientos. Se ha documentado y reconocido que los factores estresantes y las reacciones negativas relacionadas con el estrés tienen múltiples secuelas relacionadas con la mala salud y la exposición al estrés social crónico se ha asociado con muchos trastornos sistémicos y mentales. Estos tienen resultados nocivos significativos que reducen significativamente la esperanza de vida. DOI: 10.1196/annals.1322.038

La meditación y la atención plena son términos que se han infiltrado en la cultura dominante. Estos términos a menudo se usan indistintamente, pero existen diferencias sutiles entre los dos. La meditación generalmente se refiere a una práctica formal que puede calmar la mente y mejorar nuestra propia conciencia, nuestras mentes y nuestro entorno. La meditación en sus múltiples formas ha sido practicada durante milenios por diversos grupos de personas en muchas tradiciones diferentes. Anteriormente practicada principalmente en Oriente, la meditación se ha extendido a la sociedad occidental y se utiliza cada vez más como modalidad terapéutica. El mindfulness como término se ha vuelto omnipresente en los últimos tiempos. Mindfulness significa simplemente ser consciente del momento presente. La meditación viene bajo el paraguas de atención plena, que es un concepto más amplio. Las prácticas formales de meditación incluyen la atención plena a la respiración, la compasión o la meditación centrada en la bondad amorosa, el uso de mantras o frases como centro de la meditación, entre muchas otras.

Los factores estresantes psicológicos pueden provocar angustia y dar como resultado una excitación autonómica y la activación de una respuesta de estrés. El estrés continuo o persistente puede alterar los mecanismos de retroalimentación de la respuesta al estrés y dar como resultado niveles elevados de cortisol y citoquinas proinflamatorias que pueden dañar las regiones del cerebro involucradas en la regulación del estado de ánimo y las emociones. https://doi.org/10.1016/j.cpnec.2021.100037

Un estudio encontró diferencias entre un grupo experimental que practicó la meditación durante un período de 14 semanas y un grupo de control que no meditó. La edad media de los sujetos del experimento fue de 24 años, la mayoría eran estudiantes universitarios, solteros, miraban televisión un promedio de 2,41 horas al día y tenían un promedio de calificaciones de 2,83 (en una escala de 4,0). Se encontraron diferencias entre los meditadores y los no meditadores para una serie de variables que incluyen: sentirse molesto por las críticas de los demás, tomar tranquilizantes o drogas sintéticas para cambiar el estado de ánimo y dolor en los músculos y las articulaciones. El trabajo apoya la idea de que la meditación es beneficiosa en varios aspectos. Entre estos sujetos, los meditadores se beneficiaron más en cuanto a experimentar menos síntomas de dolor muscular o articular y también un menor uso de drogas y tranquilizantes. https://doi.org/10.1016/S0362-3319(03)00043-0

 

Nuestro aporte

Con una completa gama de productos de origen natural, Salengei pone a vuestra disposición la más alta calidad en nutrición a través de los ACTIVE FOODS.

Estos productos de la gama son formulados en polvo y han sido diseñados para que sean fáciles de disolver en caldos, zumos de frutas, purés y otras comidas. Además, tienen especificaciones que se pueden adaptar para deportistas, personas mayores con diferentes requerimientos nutricionales, niños, personas en procesos de pérdida de peso o bien, aquellos que desean llevar adelante una alimentación saludable y antienvejecimiento.

Otro producto estrella del cual estamos muy orgullosos de comercializar es el TA-65, que es un complemento alimenticio con probados efectos en la reparación de los telómeros.

 

Conclusión

Hemos hablado en otro artículo acerca de las diferentes teorías del envejecimiento, y muchos investigadores afirman que éste es una enfermedad que puede ser tratada.

En nuestro laboratorio contamos con complementos que te pueden ayudar a mejorar la nutrición, mediar y disminuir la inflamación celular, desintoxicar tu organismo, luchar contra radicales libres, reparar telómeros (TA-65) y ayudar a tu sistema inmune. Esto ya es bastante ayuda para comenzar, y a tí te dejamos la parte de encontrar qué técnica de meditación te encuentras más cómodo/a.

Recuerda que la obtención de logros es una suma de factores y no de acciones aisladas. Hoy hemos comentado y contrastado las principales intervenciones que están totalmente a nuestro alcance, para lograr una vida más plena. Estas intervenciones, que son la nutrición, el ejercicio y la meditación, tienen claros sustentos científicos que prueban su eficacia al momento de implementarlas. 

Si para este 2023 te has propuesto ser más saludable, infórmate acerca de los productos ACTIVE FOODS disponibles y no olvides enviarnos un mensaje con tus dudas. Estamos aquí para asesorarte y ayudarte a dar el gran paso para una vida mejor.