Caída de cabello, un efecto secundario al COVID-19

Nos centramos de nuevo en un tema de actualidad y del que se ha hablado mucho recientemente. En este post el Dr. Hernán Sosa trata de uno de los efectos secundarios tras sufrir el COVID-19, la caída de cabello.
7 minutos de lectura
38

Estimados lectores del blog de Salengei, hoy trataremos una temática que se ha observado en ciertos pacientes que sufrieron la COVID-19 y han sido afectados por uno de los efectos secundarios que se dan a posteriori, que es la caída de cabello.

Debido a que estos reportes son absolutamente nuevos y todavía hay estudios en curso, os acercaremos algunas observaciones preliminares. Animamos a nuestros lectores a que nos acompañen hasta el final del artículo para poder conocer la solución que proponemos desde nuestros laboratorios. Esperamos que sea de gran ayuda. ¡Allá vamos!

 

Observaciones preliminares

El cabello humano se desprende normalmente debido a influencias primordialmente climáticas y hormonales, aumentando al final del verano y principios del otoño. Al ser un vestigio evolutivo, el número que se desprende se puede calcular en aproximadamente 100-200 por día, dependiendo la estación del año.  

Podemos definir como alopecia a la pérdida anormal del cabello, lo cual es resultado de un proceso fisiopatológico.

Algunas observaciones realizadas en pacientes masculinos ingresados por COVID-19, mostraron que  existiría una asociación directa entre aquellos que presentaban la enfermedad y el posterior efluvio telógeno como efecto secundario.

La alopecia es un proceso fisiopatológico de una pérdida anormal del cabello

Recordemos que el efluvio telógeno se caracteriza por la pérdida difusa del cabello en los meses siguientes a un factor de estrés sistémico significativo. Esto es debido a la transición folicular prematura de la fase anágena (fase de crecimiento activo) a la telógena (fase de reposo). Esta fase telógena dura aproximadamente tres meses y los efectos de la pérdida de cabello se ven después de los siguientes tres meses de suspendido el agente causante.

En los casos observados, el efluvio postinfeccioso resultó ser una asociación causal con COVID-19. Pero los datos fueron aún más lejos, porque se pudo inferir que el inicio y la agudeza de la caída del cabello dependieron de la gravedad clínica con la que el paciente había cursado la enfermedad.  doi.org/10.1111/exd.14259

 

¿Cómo crece el cabello?

El pelo crece por ciclos y cada ciclo consta de fases:

  1. Anágena: supone una fase larga de crecimiento, de dos a seis años. Normalmente entre un 85-89% del total de pelos del cuero cabelludo se encuentra en esta fase.
  2. Catágena: supone una fase corta de tres semanas y es apoptósica transicional. Sólo un 1% de los cabellos se encuentra en esta etapa.
  3. Telógeno: supone una breve fase de reposo de dos a tres meses. Un 9-14% de los folículos pilosos se encuentra en esta etapa.

Al final de la fase telógena, el pelo se cae. En condiciones normales, de 100 a 200 pelos del cuero cabelludo alcanzan la fase final de reposo cada día y se caen. Cuando un nuevo cabello comienza a crecer en el folículo, el ciclo comienza de nuevo.

Al día se caen de normal entre 100 y 200 cabellos

La causa más frecuente de alopecia es la androgénica y es un trastorno hereditario dependiente de los andrógenos. En este proceso, la dehidrotestosterona cumple un rol esencial y es por ello que se utilizan drogas como el Finasteride que inhibe la enzima 5-alfa reductasa que convierte la testosterona a dehidrotestosterona.  

 

No solamente por infección de COVID

La relación entre un factor de estrés y cualquier cambio posterior en el ciclo de crecimiento del cabello ha dado lugar a la designación de un eje cerebro-folículo piloso muy específico. Este eje promueve la liberación de neuropéptidos, neurotransmisores y hormonas que afectan la transición de los cabellos desde la fase anágena a la fase telógena. A raíz de esto, ha nacido hace relativamente poco tiempo, una nueva subespecialidad de la psicodermatología, llamada Tricopsicodermatología, la cual enfatiza los aspectos psicosociales de los trastornos del cabello (Jafferany & Patel, 2020).

Las condiciones de cuarentena que se viven actualmente o se han estado viviendo en diferentes países, son procesos difíciles para algunas personas y pueden modificar y/o empeorar el estado psicológico de los individuos. El aumento del estrés psicosocial puede afectar el curso de muchas afecciones cutáneas que comúnmente son sensibles al estrés.

Un estudio examinó los posibles efectos de COVID-19 sobre enfermedades del cabello y del cuero cabelludo como el efluvio telógeno, la alopecia areata y la dermatitis seborreica en individuos que tenían que quedarse en sus hogares por un periodo de tiempo prolongado.

Los resultados fueron que un 28% de los participantes reportó casos de efluvio telógeno al finalizar el periodo de encierro. DOI:  10.1111 / dth.13923

 

¿Qué mecanismos habría involucrados?

Como se sabe, la infección por COVID-19 produce en algunos pacientes, afectaciones que deben su gravedad a la inmensa cantidad de radicales libres liberados por los diversos agentes proinflamamtorios que intervienen en la patogenia de la enfermedad. Después de la infección inicial, la progresión de la enfermedad aguda se puede dividir en tres fases distintas: fase de infección temprana, fase pulmonar y fase de hiperinflamación, todas con superposicones significativas.

El estrés puede ser un desencadenante de la caída de cabello

La etapa de hiperinflamación se caracteriza por una tormenta de citocinas, que conduce a lesiones inmunomediadas en órganos distantes. Los estudios han demostrado una elevación significativa de los marcadores inflamatorios, incluida la interleucina IL-6, IL-2, IL-7, factor de necrosis tumoral alfa, proteína inducible por interferón, proteína quimioatrayente de monocitos, proteína inflamatoria de macrófagos-1α, factor estimulante de colonias de granulocitos, proteína C reactiva (PCR), procalcitonina y ferritina.

 

La respuesta desde Salengei

Nuestro ACTIVE CAPILAR cuenta con Aceite de NaturSYNTM, que es una fórmula patentada y está compuesta por ácidos grasos saturados e insaturados, fitosteroles, lignanos y antioxidantes, obtenidos de diferentes aceites y extractos de plantas. Estos ingredientes actúan sinérgicamente ayudando en la prevención y tratamiento de la caída del cabello ocasionada por diferentes factores. Este aceite patentado ha demostrado tener la misma actividad inhibidora sobre la 5-alfa-reductasa que el Finasteride.

En conjunto, el mecanismo de acción del Aceite de NaturSYNTM permite mejorar la microcirculación a nivel capilar, ayuda a reducir la inflamación y acúmulo de sebo en el folículo piloso, también ayuda a frenar el daño ocasionado por los radicales libres y a regular los desequilibrios hormonales.

Sumado a este componente, adicionamos zinc y selenio, que son oligoelementos altamente involucrados en la regeneración capilar.

Aceite de NaturSYNTM ha mostrado tener la misma actividad inhibidora sobre la 5-alfa-reductasa que el Finasteride

El zinc es un cofactor esencial para múltiples enzimas y está involucrado con importantes funciones en el folículo piloso. Además, es un potente inhibidor de la regresión del folículo piloso y acelera su recuperación.

El selenio es otro cofactor indispensable en enzimas como la superoxidodismutasa (SOD) que ayuda en la lucha contra los radicales libres. Es de capital importancia cuando los procesos de alopecia están relacionados con el aumento del estrés oxidativo.

Y por último pero no menos importante, la biotina, que entre sus múltiples funciones, aquí destacamos su aporte en la producción de queratina lo que explica su contribución al crecimiento saludable del cabello y de las uñas.

 

Conclusión

La caída del cabello puede responder a diferentes causas, pero en los últimos tiempos se ha visto acentuada en pacientes que sufrieron altos niveles, tanto de estrés psicológico como de exposición a radicales libres por infección por COVID-19.

Desde Salengei proponemos una opción muy completa y con probada eficacia como es el ACTIVE CAPILAR.

Como siempre, esperamos que este artículo haya sido de vuestro interés y esperamos vuestra visita en nuestro sitio web: https://salengei.com para conocer las diferentes alternativas que tenemos para ofreceros. ¡Nos vemos en la próxima entrega!